RIA Novosti Contador de la Población MundialContador de la Población Mundial

15:21 04/10/2011 El 31 de octubre de 2011, la población mundial alcanzará los 7.000 millones de habitantes>>

domingo, 7 de noviembre de 2010

OFICIOS ANTIGUOS. EL HERRERO.





EL HERRERO


El herrero atendía las necesidades de los vecinos relacionadas con el metal de hierro:
clavazón para sus obras
fabricación de algunas herramientas y su afinamiento
cerrajería
repuesto de piezas en algunos aperos de los labradores
ataúdes
cruces para cementerios
menesteres domésticos o colectivos
Su oficina era la fragua. Solía ser una estancia de tierra batida y ennegrecida en la que destacaban el fogón con su fuelle, el yunque, el tablero de herramientas, una media cuba para el agua del temple y los montones de piezas de chatarra en los que el herrero encontraba siempre el elemento que le hacía falta.
Las herramientas imprescindibles eran:
¨ los espetones para hurgar el fuego
¨ el macho o mallo
¨ los punzones
¨ la llana o estampa
¨ las tenazas plana y de escuadra
¨ los degüellos con mango o sin él para cortar metal o para estirarlo
¨ el martillo de bola
¨ las tarjaderas para marcar
¨ la almaina
EL HERRADOR

El hombre debió descubrir muy pronto los inconvenientes de andar descalzo. Las espinas, los guijarros, el agua y el hielo le fueron aconsejando mirar a dónde pisaba y proteger sus pies en determinadas circunstancias.
Esta protección le convino al hombre trasladarla a algunos animales, sobre todo a aquellos que debían mover grandes pesos o ayudar a su dueño en las duras faenas de la agricultura, concretamente a los asnos y caballos y al ganado vacuno. Así nació el herrador, el artesano que hacía los hierros y se los aplicaba a los cascos de las caballerías y al ganado vacuno.
El herrador necesitaba un fogón, como el herrero. Sobre el yunque cortaba las platinas de hierro en tamaños adecuados para caballos, mulas, burros y, por supuesto, bueyes y vacas. Últimamente, los clavos de herrar, de una forma peculiar, los recibían de fábrica en barriles de madera. Su herramienta principal era elpujabante o pala de hierro acerado y afilado, los bordes laterales se vuelven hacia arriba y en los ángulos de la extremidad anterior se forma una media caña, la parte posterior se prolonga en un mango de madera. Con el pujabante se cortaba el casco de las bestias, que se perfeccionaba con las tenazas y con las cuchillas.
El ganado caballar se herraba más fácilmente que el vacuno. Con algún ejemplar agresivo se usaba el acial, dos tablillas con dientes de sierra que puestas en el hocico, sobre todo de alguna mula, la mantenía quietecita durante la labor. De vez en cuando soltaba al aire alguna coz, que el herrador sabía esquivar sin soltar la pata del animal.
El ganado vacuno, al no aguantar de pies sólo sobre tres patas, exigía el potro para ser herrado. Aún existe en nuestro pueblo, aunque quizás por muy poco tiempo dado que la fragua amenaza ruina y, en consecuencia, al derrumbarse destruirá a la vez también el potro, único testigo que queda de una actividad de la que cada día se acuerda menos gente.
En el herradero había siempre un corro de curiosos que seguían las maniobras del maestro herrador, desde que atusaba al animal para tenerle propicio, hasta que remataba los clavos en la masa callosa de las patas.

 

Fuente: http://www.villegas.info/PAGINAS/ElHerrero.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario