RIA Novosti Contador de la Población MundialContador de la Población Mundial

15:21 04/10/2011 El 31 de octubre de 2011, la población mundial alcanzará los 7.000 millones de habitantes>>

domingo, 28 de noviembre de 2010

Momia del hombre de Lindow.


El hombre de Lindow

Era del Hierro, mediados del s. I d.C.
Según la prueba del carbono-14, Lindow Man murió en algún momento entre el 2 a. C y el 119 d. C. 
Encontrado en Lindow Moss, Cheshire, Inglaterra
¿Víctima de un sacrificio?
El cuerpo de este hombre fue descubierto en agosto de 1984 por unos trabajadores mientras extraían turba de una turbera situada en Lindow Moss al noroeste de Inglaterra. Fue transportado con extremo cuidado al British Museum y examinado minuciosamente por un grupo de científicos. Sus estudios revelaron muchos más datos sobre este hombre - su salud, su apariencia y la posible causa de su muerte – que los estudios previos sobre otros hombres prehistóricos hallados en Inglaterra.
Las condiciones de la turbera contribuyeron a la preservación casi perfecta de la piel, el pelo y muchos órganos internos del cuerpo. Estudios de datación por radiocarbono indican que murió entre los años 20 y 90 d.C. Tenía alrededor de 25 años de edad, medía 168 cm. y pesaba 60 y 65 kilos. Al parecer, no realizaba muchas tareas pesadas o manuales, ya que sus uñas estaban bien arregladas. Su barba y bigote estaban cortados a la navaja. No existe evidencia de enfermedad al momento de su muerte, pero se sabe que padecía de una afección severa en los intestinos por gusanos parasitarios. Probablemente, su última comida consistió en pan ácimo (sin levadura) de trigo y cebada cocinado sobre un fuego hecho con ramas de brezo. También descubrieron en su estómago polen de muérdago, sustancia que causa convulsiones, que probablemente le suministraron en alguna bebida antes de morir.

Reconstrucción de la cabeza de Lindow Man
El hombre encontró una muerte horrorosa. En dos ocasiones lo golpearon con violencia en la parte superior de la cabeza con un objeto pesado, tal vez una hacha angosta de hoja.También recibió un feroz golpe en la espalda – se cree que con la rodilla – que le quebró una costilla. Tenía un cordel atado alrededor de su cuello que fue utilizado para estrangularlo y quebrarle el cuello. Luego lo degollaron, aunque se estima que ya había fallecido. Por último, fue depositado boca abajo en un pantano de la turbera. Esta elaborada secuencia de eventos sugiere que su muerte podría haber sido un homicidio ritual. Hay quienes sostienen que fue víctima de un sacrificio humano llevado a cabo por druidas. Los druidas practicaban sacrificios humanos y, justo antes de su muerte, el hombre había consumido un brebaje de polen de muérdago (que se cree sagrado para los druidas) y otros ingredientes.
El nombre oficial del Hombre de Lindow es Lindow II, debido a que otros restos humanos fueron encontrados en la turbera de Lindow Moss: dos cráneos humanos, conocidos como Lindow I y ‘el Hombre de Worsley’, y un cuerpo fragmentado sin cabeza, Lindow III.

Algunos investigadores opinan que Lindow Man no fue un hombre corriente que tuvo la mala suerte de escoger la pieza de bannock carbonizada, sino que se trataba de un sacerdote celta, también conocido como Druida, o un rey. Se basan en que sus manos no tenían callos, sus uñas estaban cuidadas y en su cuerpo no había otras heridas que las ocasionadas en la ceremonia del sacrificio. No era, por tanto, ni un trabajador ni un guerrero sino un hombre importante. Pero este tipo de personas no solían ser las víctimas de los sacrificios.
Ross adivina que la invasión de los romanos pudo ser la causa de que los celtas tomasen la drástica medida de sacrificar una persona relevante en su intento de apaciguar a los dioses y conseguir la derrota de los romanos. Lo más terrible es que Lindow Man pudo, incluso, elegir morir de esa manera tan atroz para evitar la amenaza romana.
Actualmente, Lindow Man se encuentra en el Museo Británico.
Tollund Man es otra famosa momia encontrada en una turbera. Se trata del cadáver momificado de un hombre que vivió en el 400 a. C. en Dinamarca cuya cabeza, a pesar del enorme tiempo transcurrido, se encuentra en un asombroso estado de conservación.

Fuente: 


No hay comentarios:

Publicar un comentario